Navimedia

¿Por qué no despega tu marketing digital?

Seguro que te has preguntado más de una vez qué le pasa a tu estrategia de marketing digital. Aquí enumeramos una serie de errores comunes que igual te ayudan.

El del marketing digital es un mundo que tiene un gran componente creativo, pero no todo vale para hacer una campaña exitosa. Es más, existen muchas reglas no escritas y dimensiones medibles que demuestran ser eficaces solo si se hacen de una determinada forma. Se trata de una comunicación con un objetivo concreto, y ese es un proceso optimizable.

Por eso, hoy vamos a hablar de los errores a evitar en el mundo marketing digital. Un mundo en el que, por sus particularidades, es mucho más fácil determinar qué es un mal marketing digital frente a qué es uno bueno. Dicho de otro modo, hay muchas formas distintas de tener éxito, pero hay opciones que, sin lugar a duda, son un error. Vamos con algunos ejemplos muy evidentes:

7 errores comunes en el marketing digital

1. Cantidad: no pasarse

Por muy grande que sea tu necesidad de conseguir clientes o por muy orgulloso que estés de la campaña que has preparado: ¡ojo! Un consumidor demasiado expuesto a un anuncio puede acabar harto de tu producto y de tu marca. Es antimarketing de libro.

Está claro que uno de los objetivos a la hora de hacer publicidad es fijarse en la mente del consumidor, pero hay que hacerlo con cuidado. Lo ideal es quedarse en el límite en el cual ni eres pesado, ni se olvidan de ti.

2. Ser un cutre

¿Y qué significa ser un cutre? Pues muchas cosas en este contexto, pero lo principal es no cuidar los acabados de calidad de tus campañas de marketing. Si queremos gustar, tenemos que ponernos guapos. Es una de las bases más importantes de la comunicación.

Nada de imágenes pixeladas, de vídeos eternos y mal grabados, ni de composiciones visuales de mal gusto. Todo lo que aparezca en tu comunicación corporativa tiene que tener una razón de ser: colores, mensajes, tono, ritmo, claim, etc.

Quizá un buen estándar de calidad para no caer en este error es estar orgulloso del resultado visual. Aunque bueno, para detalles técnicos, mejor consulta al departamento de marketing antes de lanzarte (que ya se sabe lo que les pasa a sus padres con sus hijos feos).

Hay muchas formas distintas de tener éxito, pero hay opciones que, sin lugar a duda, son un error. 

3. Copiar otra campaña

En primer lugar, por elegancia y honestidad corporativa. Y en segundo lugar, porque no todo sirve igual de bien para cualquier empresa o sector. Lo mejor es verlo con un ejemplo:

Pongamos que te enamoras de la campaña que hace la empresa A que se dedica a vender productos alimentarios, por su tono agradable y natural, en el que muestra la elaboración artesana de su producto y decides hacer lo mismo. Sin embargo, tu empresa se dedica a la fabricación de fundas para smartphone y se fabrican en el extranjero en una fábrica. Copiar su campaña, por muy atractiva que te resultase, sería del todo improcedente para promocionar tu producto, ya que el consumidor no necesita para usar tus fundas la confianza que sí tiene que tener a la hora de llevarse algo a la boca.

Y no sólo eso, si no que probablemente el canal utilizado será distinto en cada caso (televisión para la empresa A y redes sociales para tus fundas).

4. Equivocarse de canal

Una de las principales decisiones a tomar cuando lanzas una campaña de marketing es identificar tu target objetivo. ¿Y esto por qué? Porque en función de a quién te estás dirigiendo lo harás de una manera determinada y por unos canales u otros.

Si te diriges a un público joven: redes sociales>medios tradicionales. Y dentro de las redes sociales, instagram>facebook.

Si te diriges a un público senior: medios tradicionales>redes sociales. Y dentro de las redes sociales, facebook>instagram.

5. Hacer marketing milagroso

No prometas nada que no puedas dar. Y antes de que te enfades, sí, Coca-Cola puede dar la felicidad. ¿Cómo lo hace? Asociando su marca a las sensaciones positivas de tomar algo con amigos, o con el verano, o con la libertad, etc.

No se trata de limitarte a contar para qué sirve tu producto o en qué consiste tu servicio, pero tampoco en atribuirle propiedades milagrosas que no tiene. Un buen marketing es el que explota al máximo la verdad, sin mentir. Por eso se dice, y es verdad, que un marketing perfecto no salva un mal producto.

6. Venderlo todo a la vez

Planifica bien tu campaña para no caer en este error. Es mucho más óptimo transmitir uno o dos mensajes por vídeo o por anuncio que transmitir cinco mensajes en uno solo.

Para que el consumidor llegue a ti, tiene que saber qué le ofreces, no cuántas cosas. Es mucho más importante que se quede con una idea clara de un producto y de tu marca, que con un batiburrillo de información que no le permite fijar ni tu nombre.

7. No apostar por la imagen

Marketing es imagen. Es emoción, no información. Actualmente existen medios suficientes como para que cualquier empresa pueda hacer llegar su mensaje de forma atractiva y emocionante y esto implica el uso de la imagen (y sobre todo del vídeo). Así que no caigas en el error de centrar tus campañas en texto y ya está, si quieres emocionar (y es la mejor forma de captar clientes), hazlo con imagen.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn